Entrada destacada

viernes, 6 de agosto de 2010

Crítica realizada por Pablo Mascareño AINCRIT

Asociación Argentina de Investigación y Crítica Teatral. Julius Fucik o cuando se muere atravesado por la alegría de una causa. JULIUS En El Séptimo Fuego de Mar del Plata, uno de los espacios destacados de creación escénica de la ciudad, se presenta Julius, de Marcos Moyano, sobre la figura del militante checo asesinado por el nazismo. La puesta de Viviana Ruiz resalta lo inclemente de un relato que deja repicando núcleos de reflexión con resonancias hacia un presente donde la capacidad de pensamiento y discernimiento es sistemáticamente oprimida y no estimulada. Por Pablo Mascareño (pablodmascareno@gmail.com) “He vivido por la alegría, por la alegría he ido a combate y por la alegría muero. Que la tristeza nunca sea unida a mi nombre”. Las palabras de Julius Fucik resuenan con significados y sentidos múltiples en esta puesta de Viviana Ruiz montada a partir de la pieza de Marcos Moyano, quien escogió la figura del periodista y escritor checo, militante comunista, asesinado en tiempos de la ocupación nazi luego de ser trasladado a Berlín en 1943. Sus pensamientos quedaron plasmados como legado de resistencia y coherencia ideológica a partir de los escritos que fue plasmando mientras se encontraba privado de su libertad y que fueron sacados hoja por hoja de la prisión. Su Reportaje al pie del patíbulo ha sido traducido a ochenta idiomas logrando una notable trascendencia mundial. Fue Gusta, esposa de Fucik, quien dio a conocer los escritos recopilados de forma artesanal y con enérgica voluntad. Hace tiempo que Marcos Moyano trabaja sobre las ideas y la figura de este personaje aferrado a sus ideales revolucionarios bajo una estricta actitud de ligazón, acción y necesidad de asirse a la vida desde la tranquilidad de conciencia alejada de toda banalidad. El texto de Moyano, quien también interpreta a Fucik y a un presentador de tinte brechtiano, se basó no solo en las palabra de Julius, sino también en la pieza Memorias de un viejo cerdo de Renzo Casali y en Los orígenes del totalitarismo de Hannah Arendt. Este es el cimiento sobre el que Moyano construye su propia obra a partir de un arduo trabajo de investigación sobre la vida del personaje eje y luego de haber experimentado en Italia junto a Renzo Casali y su grupo Comuna Baires. (Vale recordar la estrecha relación que tuvo Renzo Casali con los integrantes de El Séptimo Fuego de Mar del Plata). JULIUS 02Ya sea desde lo textual, como así también en el acento deliberado de la puesta, es contundente en el hecho significativo la no arbitraria presencia del comisario Adolf Bhom, quien muestra los escalofriantes dos continentes sobre las que ejerce una identidad plasmada a partir de lo que Hannah Arendt describe como la banalidad del mal, contraponiendo al personaje monstruoso la caricatura grotesca de la bondad como un rasgo que nace de la incapacidad para desarrollar pensamiento. Ante esto, la posibilidad de discernir, la inteligencia para desnudar los artilugios totalitarios en base a la propia capacidad de pensar, son los ejes por los que transita este material que con trazos precisos abren el juego a la introversión. Marcos Moyano le pone literalmente el cuerpo a Julius Fucik, (también le da vida al presentador de marcado tono épico), remarcando la bipolaridad contrapuesta entre el desgarro y la esperanza. Marcelo Scalona apela a una máscara dual para mostrar en Adolf Bhom las contradicciones de un ser monstruoso en la acción y el pensamiento, pero que puede escindirse en un ser de angélica conversación (y conversión), desfigurándose peligrosamente en el núcleo del tejido social. Su vínculo con Fucik es trasladado de alguna forma al público, a quién se dirige y a quien ofrenda inquietantemente sus parlamentos buscando aprobación y comunión. Natalia Alfonsi se transfigura en Ella y Gusta, la esposa de Julius, marcando el sufrimiento y valentía que se escondían en esta mujer de aspecto frágil e integridad intelectual aportando (al igual que sus compañeros) una destacable plasticidad que convierte al cuerpo en caja de resonancias y connotaciones simbólicas. Así, los tres personajes disparan un profundo universo de reflexión acerca de la diferenciación del bien y el mal, y la posibilidad de pensamiento, ya no solo a nivel individual, sino en torno a un cuerpo social que ni en lo singular ni en lo plural es estimulado a ejercer la soberanía del pensamiento crítico. La brutalidad del texto y las acciones se contraponen con la férrea necesidad de Julius de vincularse a un estrato de alegría no fútil. Esa alegría alejada de la utopía de la felicidad, pero estrechamente fundida en el regocijo del alma combativa. La puesta de Viviana Ruiz transita por varios tonos dramáticos, buceando en la sensibilidad no arbitraria y en una distribución del juego escénico que involucra al espectador en movilizadora cercanía. Logrado desplazamiento espacial en el que los elementos se significan en la metáfora y el posicionamiento simbólico. La expresividad de los cuerpos y el rictus gestual traslucen y refuerzan aquello que se insinúa más allá de la enunciación. La directora acertó en una estética y un código poético que se retroalimenta entre lo que se dice, lo que se busca decir y lo que se connota con sobriedad y coherencia. Idea y estética para un teatro político, en el sentido más amplio del término, que sabe qué contar y cómo contarlo, con la convicción de decir lo que se piensa avanzando sobre la categoría del juicio crítico y la posibilidad, o no, de identificar el mal. Julius Autor: Marcos Moyano (con textos de la obra Memorias de un viejo cerdo de Renzo Casali, textos de Los orígenes del totalitarismo de Hannah Arendt y textos de Reportaje al pie del patíbulo de Julius Fucik. Actúan: Marcos Moyano, Marcelo Scalona, y Natalia Alfonsi. Asistencia: Federico Moyano. Dirección general y puesta en escena: Viviana Ruiz. Teatro El Séptimo Fuego. Bolívar 3675, Mar del Plata. Tel.
Nuestros principales objetivos son crear un espacio que nos permita entregarnos al arte como compromiso radical con lo que somos. Como ámbito donde se descubren e inventan las palabras que nos permiten actuar y pensar. Ser un lugar de intercambio de nuestros pensamientos, con el fin de repensar, es decir un lugar para comprender. Posibilitar la acción de cada uno, en un espacio común e igualitario, es decir, el surgimiento de la Libertad.

LOS PRIMEROS EN ESTRENAR EL PISO

LOS PRIMEROS EN ESTRENAR EL PISO
Alumnos del taller de teatro para niños coordinado por Belen Manetta.

EQUIPO DE TRABAJO

La mano de obra de la construcción del piso, fue absolutamente realizada por el grupo de EL SEPTIMO FUEGO junto con alumnos del IAT y la Asamblea Popular de plaza rocha. En tres jornadas intensivas trabajamos: Marcos, Fede, Ale, Daniela, Ely, Cami, Mumi, Matias, Fabricio, Marcelo, Agustin, Mariano, Vivi, Marcela y Jorge.

MUCHISIMAS GRACIAS A TODOS Y A TODAS.
"NOSOTROS EXISTIMOS, PORQUE EXISTEN USTEDES"

intervención callejera "NOS TIENEN MIEDO"

intervención callejera "NOS TIENEN MIEDO"
a dos años de la desaparición de Julio Lopez, el Séptimo Fuego interviene en Plaza Rocha.

Elenco de "El Predilecto de los Lepidópteros" Junto a su Autor: Norberto Presta

Elenco de "El Predilecto de los Lepidópteros" Junto a su Autor: Norberto Presta
En compañía del Maestro Renzo Casali

Elenco de "Maximiliano diez años después" en el teatro de la fiesta nacional de Formosa 2008

Elenco de "Maximiliano diez años después" en el teatro de la fiesta nacional de Formosa 2008
recién finalizada la función en el teatro Utopia 2000